Yoga

El Yoga es originario de la India y es una de las seis doctrinas "Darsanas" tradicionales del hinduismo cuyo significado, procedente del Sanscrito, puede traducirse como "unir" o "reunir". Unión con uno mismo, integrando las capas que componen la estructura personal, y  unión del individuo con el universo mediante la consciencia de la naturaleza que lo rodea. El practicante "Yogui" busca mediante las posturas "Asanas", la respiración "Pranayama", la relajación consciente "Shavasana", las practicas de concentración "Dharana" y la meditación "Dhyana", la liberación del Ser que se esconde en su interior y que esta limitado por el cuerpo y la mente material y las ilusiones que se crean a partir de ellos. No se trata de una religión sino de una forma de vida que ofrece ejercicios físicos y mentales a través de numerosas posturas corporales para recorrer el camino hacia el despertar o hacia la iluminación.

No es fácil precisar con exactitud el origen histórico del Yoga, debido a que los textos Sánscritos carecen de cronología y se desconoce exactamente la época en que se comenzó a realizar este tipo de meditación con posturas físicas. Algunos autores consideran que tiene una antigüedad de más de 5000 años. Otros, por el contrario, afirman que tiene su origen dentro del marco de los Veda (colección de textos compuesto de himnos que contienen las enseñanzas más ancestrales del Yoga y considerados como revelaciones divinas), aunque las técnicas yóguicas que hoy en día se conocen es muy posible que no sean tan antiguas.

Las primeras referencias proceden de descubrimientos arqueológicos en 1931 en Pakistán donde se encuentran varios sellos de piedra de la civilización del valle del Indo, en el que aparecen figuras que podrían estar practicando Asanas, por lo que el Yoga tendría una antigüedad de 37 siglos. Entre 1800 y 1500 a.C., aparecieron unos textos llamados Upanishads, que son los últimos Veda y en el que el Yoga adquiere una base sólida y definida. En los Upanishads se hace referencia a la energía "Prana", los canales energéticos "Nadis", la meditación, el espíritu del Karma Yoga, la regulación de la respiración "Pranayama", el mantra "OM", etc. El Yoga se extendió por el Tíbet y mas tarde llegaría a China y a Japón gracias a los monjes budistas que lo practicaban asiduamente.

Cerca del año 500 a.C., fue escrito el Bhagavad-Gita considerado como la primera escritura dedicada en su totalidad al Yoga, en él que se explican las cuatro ramas principales del Yoga. Patañjali escribe 300 años a.C. los Yoga Sutras definiendo los ocho pasos que llevan a la iluminación "Samadhi" y que son:

    

    - Yama o código de conducta social: se refiere a cinco normas morales o prohibiciones; no violencia, no robar, no mentir, no avaricia y castidad.

    - Niyama o código de conducta personal: son otras cinco normas: pureza, austeridad, conformidad, el estudio de las escrituras y la devoción.

    - Asana o postura física: posturas para la meditación. La columna vertebral debe mantenerse erecta y el cuerpo estable en una postura cómoda para la meditación.

    - Pranayama o regulación de la respiración: dirigido al control de la respiración para así controlar la mente y el cuerpo.

    - Pratyahara o interiorización: dirigido a retirar los sentidos del mundo material para prestar toda la atención al interior.

   - Dharana o concentración: intensa concentración interior sobre un pensamiento para preceder a la meditación.

    - Dhyana o meditación: se refiere a la meditación interior.

    - Samadhi o superconsciencia: dirigido a fundir la conciencia individual con la universal.

 Los tipos de yoga que se consideran fundamentales o clásicos son:

     - Karma Yoga o Yoga de la acción: Es el Yoga de la dedicación completa de las actividades, las palabras y la mente a Dios, que no a la dedicación al bien pues según el hinduismo las buenas obras no llevan a Dios, sino a una siguiente vida (mediante la reencarnación) en mejores condiciones. El Karma Yoga libera al alma y le permite, en el momento de la muerte, volver con Dios.

    - Bhakti Yoga o Yoga de la devoción: La diferencia con el Karma Yoga esta en el conocimiento mas esotérico de la naturaleza de Dios "Krishna". Se hizo muy popular en la década de los 70 por el movimiento Hare Krishna.

    - Jñana Yoga o Yoga del conocimiento: Se aplica tanto en contextos sagrados como laicos y se refiere al aprendizaje o conocimiento conceptual, y a la más elevada sabiduría, es decir, a una especie de conocimiento liberador. El Jñana se equipara con la Realidad última.

    - Raja Yoga o Yoga de la interiorización: Se le suele identificar con los Yoga Sutras descritos por Patañjali.

 No es fácil establecer la frontera entre un tipo de Yoga y otro pues estos se entremezclan al ser diferentes aspectos de una misma cosa. El practicante de Yoga, con el tiempo, llegara a la conjunción de todos ellos aunque se encuentre más a gusto en la práctica de uno de ellos. Existen muchas otras escuelas de Yoga, que no son consideradas como fundamentales como son: Hatha Yoga, Astanga Vinyasa Yoga, Kriya Yoga, Kundalini Yoga, Swásthya Yoga y otras escuelas mas modernas como Mimamsa Yoga, Purna Yoga y Sarva Yoga. No hay un estilo mejor que otro, es simplemente una cuestión de preferencia personal y de conectar con un tipo de práctica.


Cualquier tipo de Yoga se puede dividir en 5 principios básicos:

      - Relajación (Shavasana): Son técnicas a nivel de la relajación profunda, las cuales enseñan a conservar la energía y relajar de manera profunda y conscientemente todos los músculos del sistema nervioso.

       - Posturas o ejercicios (Asanas): El Yoga considera el ejercicio como beneficioso para el cuerpo. Se utilizan técnicas de estiramiento para entonar los músculos y ligamentos, mantener flexible la columna vertebral y mejorar la circulación sanguínea.

     - Respiración (Pranayama): La respiración debe ser un acto consciente. Se ejercita una respiración profunda, lenta y rítmica que aumenta la vitalidad y la claridad mental, ayudando a evitar la dispersión mental.

     - Dieta: La alimentación debe ser equilibrada y basada en alimentos naturales. El Yoga recomienda una alimentación vegetariana como medio de alcanzar la estabilidad del cuerpo, la mente y el espíritu.

        - Pensamiento concentrado (Dharana): La concentración evita la dispersión de la mente y de la energía. El pensamiento concentrado es el paso previo para llegar a la etapa de meditación "Dhyana" siendo antesala de la iluminación "Samadhi", auténtico objetivo del practicante.

 Podría considerarse el Qi Gong, como el equivalente chino del Yoga pues también  busca el desarrollo y movilización de la energía (Qi), enfocándose esencialmente en el incremento y mantenimiento de la salud, la vitalidad, la longevidad, la expansión mental y el cultivo espiritual. Ese concepto del Qi tiene su equivalente en el hinduismo en el Prana que es la energía o fuerza vital que impregna todo el universo y está presente en todas las cosas, animadas o inanimadas, en los alimentos, en la luz solar, en el agua, etc. Para los hinduistas el cuerpo y la mente funcionan gracias al Prana y el proceso de la respiración es la manera más directa de absorber esta energía, pues al respirar se inunda el cuerpo de Prana. Según se dice en el Kaushintaki Upanishad: La vida es Prana y el Prana es vida. Mientras el Prana permanece en un cuerpo hay vida". Para las distintas escuelas de Yoga el Prana es el flujo de energía que nutre la vida.

        

Otras equivalencias aparecen entre los conceptos chinos de los canales o meridianos y de los centros energéticos o Dan Tian y lo que los hinduistas llaman Nadis y Chakras. Para ellos el Prana circula  por el cuerpo a través de estos canales psíquicos (los Nadis), que forman una extensa red que interconecta las diferentes capas que componen el cuerpo. En esta red de Nadis aparecen unos centros energéticos llamados Chakras que son los encargados de generar, absorber, acumular y distribuir el Prana. La palabra Chakra significa círculo o rueda, pero en el marco del Yoga es más adecuado entender los Chakras como vórtices de consciencia y energía que enlazan las distintas capas que componen el cuerpo humano. Los Chakras están conectados directamente con el cerebro donde cada uno tiene su centro correspondiente.

Durante la práctica de las Asanas (mediante los ejercicios de estiramiento, flexibilidad, expansión, etc.), la respiración (vitalizante, equilibrante y tranquilizante) y la meditación, es posible establecer un diálogo con el cuerpo y así comprender cómo funciona y cuales son los estímulos que necesita para equilibrarse y armonizarse. Estas practicas proporcionan equilibrio entre la energía vital y la mental generando salud tanto física como psíquica. Los resultados más importantes a nivel físico y mental que se consiguen con la práctica del Yoga son: serenidad, equilibrio, tranquilidad, autocontrol, desapego, corrección de las malas posturas, fortalecimiento de los músculos, equilibrio físico, desarrollo de una mayor resistencia en pies y piernas, aumento de la concentración, la determinación y el equilibrio mental.