Dao Yin

Dao Yin es una palabra que hace referencia a ciertas prácticas antiguas y relacionadas con los primeros ejercicios Qi Gong que se conocen. Ya en la antigua China se tenía un alto grado de intención en la preservación de la salud y de prolongación de la longevidad, dando gran importancia a los métodos para nutrir la vida que tenían el fin de promover una existencia larga y saludable mediante recetas dietéticas, ejercicios físicos y el cultivo espiritual. Durante unas excavaciones, en la provincia China de Hunan en la década de los 70, se encontró un rollo de seda en el que se representan 40 figuras del cuerpo humano en diferentes posturas, muchas de ellas imitando los movimientos de los animales. Después de un estudio minucioso, se llegó a la conclusión de que estas figuras estaban realizando una tabla de ejercicios gimnásticos, lo que da muestras de la experiencia acumulada durante siglos por parte del pueblo chino y su interés en la lucha contra la enfermedad. Esta seda es conocida como el Mawandi Dao Yin Tu (foto superior).

Los ejercicios de Dao Yin pertenecen a la  medicina tradicional china, por eso se relacionan con los trayectos de los meridianos o canales, del fluir del Qi por estos y de como afectan  al cuerpo y a la mente. La medicina tradicional nos recuerda que entre las causas de enfermedad, destacan las malas posturas, el sobre esfuerzo físico, y las emociones reprimidas. La practica de este sistema  de ejercicios esta  dirigida directamente a estas causas y su propósito último es mejorar la salud en todos sus ámbitos.

Dao Yin significa “conducir” y “preservar”, en este caso el Qi o aliento vital y la salud. En China muchas prácticas corporales se han inspirado en este mapa de ejercicios. El Dao Yin consta de numerosas formas de ejercicios tanto estáticos como dinámicos, haciéndose o bien en pie o sentado. Su grado de dificultad es variable y se pueden realizar también con el acompañamiento de piezas musicales a fin de facilitar la concentración y la relajación. Todas estas formas distintas de ejercicios tienen unos principios básicos comunes que están relacionados con la postura, la respiración, la concentración mental y la visualización. Cada ejercicio tiene diferentes aspectos medicinales relacionados con distintos órganos o partes del cuerpo, aunque  la base sea la misma en  todos ellos.

Los movimientos son suaves, fluidos y armoniosos y están estudiados para facilitar el fluir del  Qi por todo el cuerpo, y sus efectos son: el fortalecimiento de los huesos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones, además de estimular la función de los órganos vitales. Internamente los beneficios se manifiestan en la calma interna, lucidez mental y fluidez en los movimientos del cuerpo. Los movimientos del Dao Yin al ser suaves permiten realizar esfuerzos sin excesos  ni tensiones corporales, permitiendo que la serenidad y la paz vayan asentándose en el interior.

Los ejercicios de Dao Yin proceden de tres niveles distintos pero ligados unos con otros con el fin de buscar el llamado principio de las 3 regulaciones. Dichos niveles son:

    - El nivel físico: conducir el cuerpo en las posiciones y en los movimientos requeridos.

    - El nivel respiratorio: controlar y conducir la respiración en formas y con los ritmos requeridos.

    - El nivel mental: controlar y conducir por medio de la atención y del pensamiento Yi el cuerpo, en las posiciones y en los movimientos requeridos, enfocando la concentración sobre estos y coordinando todas estás operaciones en una única acción integral y completa.

Aplicándose correctamente estos niveles se alcanzan las 3 regulaciones: Tiaoshen o regulación de la posición y el cuerpo, Tiaoxi o regulación y concentración en la respiración y Tiaoxin o regulación del vacío y del corazón/mente. El cuerpo y la mente van completamente unidos en la concepción filosófica china, no concibiéndose por separado. La mente vive gracias al cuerpo y viceversa, dependiendo el uno del otro. No es posible cultivar adecuadamente el cuerpo sin la intervención de la mente y obtener la máxima concentración, sin un uso correcto del cuerpo y de la respiración. La respiración a su vez no puede ser debidamente controlada sin la realización de unas posiciones correctas y de una apropiada concentración mental.

Al igual que otras terapias internas como el Tai Chi o el Qi Gong, se ha comprobado su eficacia en el fortalecimiento de la salud y en la prevención y cuidado de muchas enfermedades y carece de efectos adversos. Mas allá del entorno terapéutico, el Dao Yin es un método de cultivo y crecimiento interno, estableciéndose un contacto profundo entre  la mente y el cuerpo, con lo que es posible conseguir la tan buscada armonía interior.