Caligrafía China

Se atribuye la invención de los caracteres chinos a  una figura legendaria de la antigua China conocida como Cang Jie. Sin embargo al no ser una figura histórica no se le considera como el único inventor de dichos caracteres. Según la leyenda el Emperador Amarillo (igualmente figura mitológica China que habría reinado entre el 2698- 2598 a.C.) descontento con el método de información de grabación, encarga a Cang Jie la tarea de crear los caracteres para la escritura. Cang Jie prestó especial atención a las características de la naturaleza que le rodeaba  para hacer una larga lista de caracteres presentándole así  al Emperador un sistema completo de  ellos.  Este sistema de caracteres se transmitiría y enseñaría a cada una  de las nueve provincias.

Los caracteres chinos pueden ser trazados según cinco estilos diferentes: estilo del sello “zhuànshū”, estilo de los escribas “lìshū”, estilo regular “kǎishū, estilo corriente “xíngshūy estilo de hierba “cǎoshū,  siendo normalmente todos  ellos realizados con pincel y tinta. Existen diccionarios de estos cinco estilos que dan las diferentes grafías siendo así una ayuda para los calígrafos.

La tinta, el papel de arroz y el pincel chino son los tres elementos que constituyen la creación de esta forma particular de expresión, en la que están contenidos los signos y la representación del mundo sensible, tanto de la palabra como de la imagen. Los practicantes de artes marciales y los calígrafos encuentran similitudes en los orígenes de la caligrafía y la practica de la espada. Para un calígrafo el Tai Chi con espada (o Tai Chi  Jian) es una fuente de inspiración, pues se asemeja a una especie de danza caligráfica, mientras que para un maestro de artes marciales, la caligrafía equivale a la destreza de la espada reflejada sobre el papel. El Tai Chi Jian, es sutil, preciso, suave y armónico. La caligrafía recoge sobre el papel su reflejo. El arte de la espada cultiva la energía Qi y afina el espíritu Shen del practicante. Se dice que la caligrafía y el arte de la espada se comunican en lo técnico, estético y espiritual y se asimilan mutuamente.

La caligrafía china es el arte de la tinta china y tiene mas de dos mil años de historia, basado en la escritura de esta lengua ancestral. La belleza de los caracteres chinos muestra la energía interior del calígrafo, el Qi, que fluye a través del movimiento del pincel, el gesto de la mano, la forma del trazo y la tinta. Es un camino estético, técnico, filosófico y espiritual. Su práctica permite disfrutar de una profunda sensación de tranquilidad y paz interior. Tocar el papel con el pincel implica el compromiso de iniciar y acabar el trazo, requeriendose un gesto rápido y fluido, sin dudas, que hace ganar confianza en uno mismo.