Ji Ben Gong - Trabajos de base (I)

¿Cuál podría ser la manera y el orden de instrucción recomendado para aprender las formas de un estilo de Tai Chi?. La respuesta se puede tratar bajo dos perspectivas muy diferentes: los métodos practicados por la denominada “antigua escuela”, y los métodos practicados en la época actual. La diferencia principal entre ambos es que en la antigüedad los estudiantes tenían que seguir disciplinadamente las instrucciones del maestro, con regímenes de entrenamientos muy severos y en donde los alumnos tenían que demostrar ser dignos de los conocimientos que iban a recibir. A menudo se practicaba un solo movimiento de la forma una y otra vez, durante mucho tiempo y no se pasaba al siguiente hasta que se demostraba dominar lo aprendido. En la actualidad, sobre todo en occidente, los profesores han de ser sensibles a las necesidades y requisitos de sus estudiantes, muchos de los cuales no tienen interés en los entrenamientos rigurosos y las aplicaciones marciales. La búsqueda de la salud, el bienestar y la longevidad son ahora las metas de muchos practicantes de Tai Chi. Los entrenamientos se alejan de la dureza y el aprendizaje de todos los movimientos de la forma requiere de menos tiempo, compensándose luego con un largo proceso de corrección, perfeccionamiento y refinado.

Aunque en algunos estilos de Tai Chi se practique alejándose de las aplicaciones marciales, los principios y las técnicas en las que se sustenta son los mismos. Los métodos de enseñanza pueden haber cambiado, pero el aprendizaje correcto debe ser igual de cuidadoso que antes. La practica de la forma, o movimientos, proporciona la base técnica en el Tai Chi. Este entrenamiento permite desarrollar la fuerza física, la relajación, la estabilidad, la coordinación y la agilidad, así como potenciar la fuerza interior, la acumulación de “Qi”, la concentración de la mente “Yi” y elevación del espíritu “Shen”. Finalmente y con una practica constante, paciente y frecuente, todos estos componentes internos y externos quedan plenamente integrados en la forma. Pero al practicar se debe estar seguro de que todos los movimientos se ejecutan correctamente, lo que permitirá al practicante desarrollar una comprensión más profunda de la técnica, de manera que pueda ir progresando. Esto se consigue mediante el entrenamiento repetido de las técnicas básicas.

El trabajo de posiciones básicas o de base, en las artes marciales chinas, es conocido como Bìn Gông, 基本功 (pronunciado Chi Pen Kung). “Jî” se traduce como base o básico, “Bìn” como raíz o fundamento, y “Gông” como trabajo o  habilidad. Se trata de una serie de ejercicios dentro de una metodología, que permite al practicante aprender las bases de la técnica de un estilo y que incluye trabajos de flexibilidad, desplazamientos, posiciones, patadas, puñetazos, etc. Existen muchos estilos de Tai Chi diferentes en sus formas y aplicaciones, pero todos le dan una gran importancia a la comprensión y la práctica del entrenamiento de técnicas básicas, ya que la carencia de un buen nivel de Tai Chi básico, asegura al practicante la imposibilidad de alcanzar la maestría o “Gông Fu” en las artes internas. En cada estilo de Tai Chi existen diversos ejercicios de Jî Bìn Gông, dependiendo de los movimientos que se incluyan en su forma.

A continuación se detallan algunos de los movimientos básicos de manos que se realizan en varios de los movimientos de las formas del estilo Xin Yi,  que también son comunes y practicados por otras escuelas de Tai Chi. Las técnicas básicas de manos “Shǒu Fǎ” “手法 son muy importantes en todos los movimientos de las artes marciales y requieren que la mano asuma diferentes formas y funciones. Estas técnicas deben enfatizar tanto los ataques como las defensas, siendo claras, habilidosas y precisas. Las tres formas principales de mano son: el puño “Quán” “, la palma “Zhǎng” “  y el gancho “Gōu” “. Tanto el puño, como la palma o el gancho deben ser vistos como una extensión del cuerpo entero y hasta ellos y desde ellos debe fluir la energía “Qi”.

- El puño “Quán”: El puño en las artes marciales internas, es denominado puño de centro vacío “Kōng Xí Quán”, pues no se llega a cerrar del todo. Los cuatro dedos están doblados y el pulgar cubre las segundas falanges del índice y el mayor. Como en “Los puños como montañas se elevan sobre las orejas”, “Coger el martillo”, La imagen del forzudo Hu Son  que mato al tigre” o el “Saludo final”. Este hueco que queda en el centro es el que permite que la pegada sea dura y fuerte, y que el brazo permanezca relajado y flexible. Durante la practica el puño esta flojo para no perturbar la circulación del “Qi”, pero en aplicaciones marciales, cuando se emite energía, el puño se cierra rápida y fuertemente durante un corto instante de tiempo, para luego volver a soltarlo. Las técnicas de pegada con el puño incluyen ejercicios de golpeo con diferentes partes, así pueden ser: pegada directa al frente, que también puede ser ascendente o descendente. Pegada perforadora, girando el puño. Pegada con el dorso del puño, a modo de maza, etc…

- La palma “Zhǎng”: En los movimientos del estilo Xin Yi predominan las técnicas de palma. Estas técnicas se dividen principalmente en dos categorías: palma con la muñeca asentada, en la que, cuando la palma se extiende al frente, los dedos apunta hacia arriba y el centro de la palma queda orientado hacia delante. Palma extendida, en la que la palma esta extendida y recta, pero sin rigidez. Ambas técnicas tienen a su vez subvariantes dependiendo de la orientación de los dedos y palma. Algunos ejemplos que se trabajan en la forma Xin Yi son:

- Palma vertical: cuando los dedos apuntan arriba y la palma no se orienta directamente hacia delante como en “Acariciar la rodilla y trasladar el peso del cuerpo atrás”, la palma superior, o en “El mono retrocede por las ramas”.

- Palma cuadrada: cuando los dedos apuntan hacia arriba, y la palma está orientada directamente hacia delante como en “Acariciamos la cola de un gran pájaro”, al empujar, o en “Pareciendo que cerramos”.

- Palma hacia abajo: cuando el centro de la palma se enfrenta hacia abajo u oblicuamente hacia abajo, sin importar la dirección a la que los dedos apuntan, como en “Acariciar la rodilla y trasladar el peso del cuerpo atrás”, “Acariciar y separar las crines del caballo”, o “La cigüeña despliega sus alas”, todos ellos en la palma inferior.

- Palma hacia fuera: cuando la yema de los dedos apuntan a un lado, u oblicuamente hacia un lado, y la palma está orientada hacia fuera, como en “La cigüeña despliega sus alas” en la palma superior o “Las manos se mueven como nubes” en la palma que hace el cambio.

- Palma colgando hacia abajo: cuando la palma está orientada hacia adentro y las yemas de los dedos apuntan hacia abajo, como en “Posición de partida”.

- Palma recta: cuando las palmas están hacia abajo sin tener en cuenta la dirección a la que los dedos apuntan, como cuando se levantan los dos brazos al iniciar la tabla o al iniciar “El anciano acaricia su larga barba” o al cruzar las manos en “Las manos en cruz”.

A lo largo de la sucesión de posturas que componen la forma surge un continuo alternar de estas diversas técnicas de palma. Esta debe permanecer ligeramente extendida y constantemente relajada, moviéndose con soltura. Los dedos tienen que permanecer también ligeramente doblados y abiertos, no juntándolos demasiado. De esta forma habrá dureza contenida pero con una apariencia exterior natural. En otros estilos de Tai Chi se presentan ligeras variaciones en la forma de colocar la palma.

- El gancho “Gōu”: Se forma cuando se cuelga hacia abajo la muñeca de forma natural, en forma de gancho, y juntando los dedos con el pulgar. Normalmente el dedo índice toca al pulgar. Se conoce como “pico de grulla”. La mano en gancho se puede utilizar para enganchar por un lado un brazo que avanza, para bloquear o para atacar los puntos críticos “Dim Mak” del adversario, como los ojos, la garganta, la nariz o determinados puntos de acupuntura. La fuerza interior se emite por el puño y alcanza la punta de los dedos. En el estilo Xin Yi esta posición de la mano se utiliza en los movimientos “Independencia izquierda”, “Independencia derecha” en la mano de abajo, “El látigo se mueve” y “Látigo especial”.

         Los ejercicios básicos de manos son un conjunto de movimientos fundamentales, que ayudan a dar forma a la propia fuerza a través de determinadas acciones como golpear, desviar, bloquear, etc… y su ejecución correcta se hace imprescindible si se quieren llegar a dominar con precisión las llamadas "8 puertas" u 8 técnicas de manos y brazos de las denominadas "13 fuerzas" Shisan Shi, que son consideradas como el verdadero núcleo energético y conceptual de las técnicas en el Tai Chi Chuan.  

 


Leer Ji Ben Gong - Trabajos de base (II)